Recomendaciones

para los Consultantes 

Código Ético del Tarot, recomendaciones para los consultantes
  • Es conveniente aclarar que somos intérpretes del Tarot y no videntes. Las cartas reflejan la situación planteada a través de la sincronicidad y la evolución de una situación.  El tarot y la videncia son 2 campos distintos, aunque pueden coexistir. Nosotros no “vemos”, sinó que “interpretamos” las cartas.

 

  • Debemos plantear las preguntas de forma clara.

  •  Debemos saber que el tarot es un oráculo y cuanto más concreta sea la pregunta mejor. A mayor  claridad de la pregunta mejor claridad de la respuesta.

  • Cuando alguien nos pregunta por el tiempo debemos saber: que en el inconsciente no hay tiempo porque es igual que el mundo de los sueños y se viven acontecimientos sin saber en qué época ocurren.  

 

  • El tarot marca hechos, no fechas.

 

  • El futuro es la consecuencia de nuestros actos, aunque sí nos condiciona el país donde nacemos, la raza, la familia, etc. El Tarot nos ayuda a comprender nuestro presente para crear nuestro propio futuro. 

 

  • Gracias al Tarot podemos identificar los condicionantes que van a incidir en su destino, es decir, aquellos aprendizajes que va tener que realizar a lo largo de su vida. El futuro (es decir, las acciones concretas a través de las cuales realiza este aprendizaje) las decide cada uno con su libre albedrio. 

  • El Tarot no fue creado para responder a preguntas como: ¿me va a tocar la lotería? ¿Cuándo se morirá tal persona? ¿Cuántos años viviré? Más bien fue creado como una herramienta que permita que permite vislumbrar nuevas y/o distintas posibilidades

 

  • Quien realmente mueve al consultante a escoger las cartas es su propio inconsciente, eligiendo las cartas que más ayuda le pueden ofrecer en ese momento. Dándole la respuesta y consejo que realmente necesita aunque no sea lo que él espera oír. El Tarot responde en primer lugar al consultante.